¿Te podemos ayudar en algo?

Boton Llamada

¿Has oído hablar del Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas?

Allá por el Siglo XIX, el famoso novelista Lewis Carroll, publicó su novela cumbre: Alicia en el País de las Maravillas, un relato cargado de psicología, diferentes puntos de vista filosóficos y teorías científicas que hacen que su trasfondo diste mucho de lo que entendemos por un cuento para niños; y es que, el escritor no solo era matemático y fotógrafo, sino que también, era un apasionado de la psicología y el fascinante mundo aún inexplorado de la neurología.

Lo que Alicia en el País de las Maravillas nos desvela sobre el cerebro humano

Los estudiosos de Charles Lutwidge Dogson, conocido bajo el seudónimo de Lewis Carroll, creen que este padecía metamorfopsias, un trastorno neurológico algo peculiar que consiste en percibir los elementos físicos de alrededor con formas, tamaño y movimiento alterados. Este fenómeno, posiblemente, influyó en las ilusiones y alucinaciones que Carroll plasmó en la historia que escribió para Alicia Liddell y sus dos hermanas. Estas alteraciones fueron estudiadas por diferentes científicos por todo el mundo, definiéndose como micropsia o síndrome de Alicia en el país de las maravillas .

En 1955 el psiquiatra John Todd se encontró con varios pacientes que aseguraban tener esa misma sensación de «alargarse como un telescopio»

Pero estos episodios no se pueden confundir con la esquizofrenia o cualquier tipo de brote psicótico, sino que en realidad, son alucinaciones visuales transitorias que pueden derivarse de  lesiones cerebralesepilepsia, infecciones o migrañas, entre otras causas.

¿Qué factores fisiológicos pueden ocasionar el Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas?

  1. Migrañas y cefaleas: se ha observado que el Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas puede ser desencadenado por migrañas y otros tipos de cefaleas. Durante una migraña, pueden ocurrir cambios en la actividad cerebral que afectan a la percepción visual y causan distorsiones en la percepción del tamaño y la forma de los objetos.
  2. Trastornos del sueño: algunos trastornos del sueño, como la privación de sueño o la narcolepsia, pueden provocar alucinaciones visuales y distorsiones en la percepción de los objetos, lo que puede contribuir al Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas.
  3. Epilepsia y otros trastornos neurológicos: algunas formas de epilepsia y otros trastornos neurológicos pueden causar cambios en la actividad eléctrica del cerebro que afectan la percepción visual y provocan alucinaciones y distorsiones en la percepción del tamaño y la forma de los objetos.
  4. Consumo de sustancias psicoactivas: el consumo de ciertas sustancias psicoactivas, como alucinógenos, cannabis o medicamentos psicotrópicos, puede alterar la percepción visual y provocar distorsiones en la percepción del tamaño y la forma de los objetos, lo que puede contribuir al Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas.

¿Cómo se debe tratar el Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas?

Es fundamental que a la hora de abordar esta o cualquier otra anomalía relacionada con el funcionamiento del cerebro, se acuda a los servicios de un especialista en neurología. A continuación, mencionamos algunas de as terapias más comunes y eficaces:

Tratar la causa subyacente

Si el trastorno es desencadenado por migrañas, trastornos del sueño u otros problemas médicos, el tratamiento de la causa subyacente puede ayudar a reducir los síntomas. Esto puede implicar el uso de medicamentos para tratar las migrañas, mejorar la calidad del sueño o controlar otros trastornos neurológicos.

Medicación

En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para ayudar a controlar los síntomas del SAPEM. Esto puede incluir medicamentos para prevenir migrañas, controlar la epilepsia u otras condiciones neurológicas, o para ayudar a regular el sueño.

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

La terapia cognitivo-conductual puede ser útil para ayudar a las personas a manejar los síntomas del SAPEM y aprender estrategias para lidiar con las alucinaciones y las distorsiones perceptivas. Esta terapia puede ayudar a cambiar patrones de pensamiento negativos y a desarrollar habilidades de afrontamiento efectivas.

Educación y apoyo

Es importante que las personas con SAPEM reciban educación sobre su condición y apoyo para manejar los síntomas. Esto puede incluir hablar con un médico o un terapeuta sobre los desencadenantes y las estrategias de afrontamiento, así como conectarse con grupos de apoyo de personas que también experimentan el síndrome.

Evitar desencadenantes

Identificar y evitar los factores desencadenantes conocidos, como ciertos alimentos, falta de sueño o estrés, puede ayudar a prevenir los episodios de SAPEM.

¡Esperamos que te haya resultado interesante este post! Te esperamos en Vitaliti para conocernos y mejorar tu calidad de vida.

Deja un comentario